top of page
  • Alice Pegman (versión en inglés), Daniel Olvera (traducción a español)

Errores que hay que evitar al implementar mobiliario urbano en el espacio público

Los espacios públicos se ven afectados por mobiliario urbano en malas condiciones, mal diseñado, deficientemente ubicado e instalado, muchas veces porque el mobiliario es el último punto que se aborda en el proyecto. Por esto los usuarios del espacio público, podemos acabar incómodamente sentados en la orilla de una banca rota, o llevar cargando nuestra basura durante un largo recorrido hasta encontrar un basurero, pues ha sido colocado en un lugar inadecuado.


Los mejores proyectos de espacio público merecen ser terminados de manera excepcional para que los usuarios podamos disfrutarlos de forma óptima, así qué, ¿cómo podemos escoger el mejor mobiliario urbano e implementarlo de la mejor manera para lograr un espacio público más exitoso y amigable?, aquí te decimos los errores más comunes que hay que evitar:


1. Escoger la opción más barata o similar.


Para los proyectos urbanos necesitas mobiliario que dure más allá de la inauguración, no mobiliario que se rompa algunos días después de empezar a usarlo. Desafortunadamente, el mobiliario urbano barato y de baja calidad es muy común, cualquier ahorro que puedes generar al adquirirlo, desaparecerá pronto cuando haya que reponer sus piezas o darles un mantenimiento inesperado y la garantía sea inexistente. La calidad no es algo que salte a la vista y muchas veces te encontrarás con muebles que parecen ser los que deseas para tu proyecto, pero no lo son.


Así qué, ¿cómo puedes notar la diferencia?, pregunta sobre los materiales, su duración, garantías, ¿el tipo de acabado es para uso rudo y para exterior?, ¿cómo se compara con otros materiales?, busca y pregunta por evidencia que demuestre que son duraderos, ¿dónde han sido instalados?, ¿quienes son sus clientes?, busca fotos actuales o contacta a otros compradores que puedan ayudarte con su experiencia de compra, finalmente prefiere los productos originales, debido a que su prestigio está de por medio, el cuidado al detalle y atención al cliente siempre serán superiores al de las imitaciones.


2. Elegir un material inadecuado para el contexto.


Dónde esta el espacio público que equiparás con mobiliario urbano?, un lugar templado y seco tendrá necesidades muy diferentes a uno en la costa. Pensar en estos puntos anticipadamente te ayudará a elegir el mobiliario correcto, más confortable y duradero. Por ejemplo: la madera puede ser un material mucho más cómodo que el metal en ambientes fríos; en ambientes cálidos y húmedos cerca de la playa, el concreto polimérico puede ser una gran opción por su resistencia a la corrosión y su superficie que puede mantenerse más fresca que los metales. Por otro lado, la madera es también una buena opción en ambientes húmedos siempre que tenga un pretratamiento contra hongos y plagas (elige tratamientos que no sean tóxicos). Si el mobiliario está hecho en metal, revisa bien el acabado, la pintura electrostática y una base anticorrosiva, pueden hacerlo más duradero en climas variados, y su espesor además ayuda a que la temperatura del metal no se sienta tan elevada al tacto.


Contrario a lo que ocurre con las pinturas de base solvente, que además de no ser ambientalmente responsables, no brindan esas características superiores de duración y acabado.



banca de concreto polimérico, resistente al agua. Ideal para plazas y parques al exterior en climas húmedos.
Banca curva modular (MUE-17-01), de concreto polimérico. Resistente a climas húmedos. Acomodo de 3 módulos de bancas.


3. No darle importancia al diseño.


¿Qué nos dice el mobiliario urbano de un espacio público?, ¿es bello, es confortable?, ¿te invita a pasar más tiempo en él?, o ¿se ve descuidado, desangelado y francamente triste? Los detalles como el mobiliario son tan importantes como el espacio mismo. El buen diseño no sólo está en la apariencia o la estética, también considera la función y la ergonomía -muebles que tienen el tamaño y formas correctas permiten a las personas disfrutarlos de forma más plena. Para evitar que el mobiliario urbano sea un detrimento por no haberlo elegido correctamente, es mejor tomarse el tiempo y hacer una cuidadosa selección de los muebles cuyo diseño, contribuya de manera positiva y armónica a la imagen general del proyecto para lograr un espacio urbano exitoso.


4. Escoger el mobiliario equivocado.


¿Cómo será utilizado el mobiliario?, ¿en que zona será usado?, hay muchos tipos de bancas, bolardos, aparcabicicletas, luminarias, basureros, etc. Un basurero de 30 litros de capacidad junto a un kiosco de alimentos o áreas de pic-nic, estará rebasado antes de que termine el día, de la misma manera que un basurero de 100 litros estará vacío la mayor parte del tiempo en un camino poco concurrido. Los parasoles pueden cumplir con dos propósitos, cubrir del sol y/o de la lluvia, ¿cuál es el más conveniente para tu proyecto? Otro ejemplo son los bolardos, para zonas de trafico pesado necesitas bolardos robustos y con gran visibilidad, en cambio para zonas de velocidad y tráfico moderado, usar modelos más ligeros y delgados puede ser más adecuado.


5. No considerar los aspectos sociales y urbanos.