top of page
  • Victoria Martínez

Hallazgos, selección de notas de diseño, nuevos materiales e innovaciones | 2021-3

En esta ocasión las notas que elegimos tienen mucho que ver con el movimiento, el re-uso y reciclaje. Desde generación de energía a partir de la basura, exploraciones del re-uso de mascarillas desechables, mudanza de un edificio completo, la modularidad y el movimiento de espacios por los usuarios hasta la animación de retratos por inteligencia artificial.


Basura transformada en Energía


¿Sabías que gracias a la basura tendremos electricidad en CDMX? ¡Así es, tal como lo leíste! Esta sorprendente y muy sustentable noticia consiste en una planta de carbonización hidrotermal ubicada en el Bordo Poniente. El proyecto, encabezado por la Secretaría de Obras y Servicios (SOBSE) de la Ciudad de México, en conjunto con la Secretaría de Energía (SENER) y el Instituto de Ingeniería de la UNAM, trata de la producción de biomasa y pellets de hidro-carbón, sustituyendo así el carbón mineral que actualmente, en la central termoeléctrica de Petacalco de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), se utiliza para generar al menos el 5% de la energía eléctrica a nivel nacional.


Esta iniciativa permite que, por un lado, disminuya la explotación de los combustibles de origen fósil y, por el otro, se aproveche el 98% de residuos sólidos orgánicos urbanos provenientes de la Ciudad de México (recibidos por el Bordo Poniente) para que nos sean devueltos en forma de energía.


Además de que el proceso de carbonización hidrotermal ofrece mejores perspectivas en términos de impacto ambiental, ya que reduce las emisiones de metano, la planta tendrá una capacidad de procesamiento de 75 toneladas por día de residuos sólidos orgánicos urbanos (biomasa), con lo cual producirá hasta 15.6 toneladas de hidro-carbón. La visión de la SOBSE a largo plazo es que dentro de 32 años aproximadamente, la planta sea capaz de procesar diariamente 2,500 toneladas de biomasa.





Mascarillas ¿desecho? o ¿sofá?


Continuando con el tema de desechos, y si como nosotros, te has preguntado ¿qué está pasando con todas las mascarillas de un sólo uso? O te gustaría aportar desde el diseño una propuesta que aproveche este elemento, entonces, te puede interesar el proyecto Couch-19 del diseñador italiano Tobia Zambotti en el que re-usa más de 10,000 mascarillas faciales usadas como relleno de un sofá modular cubierto de PVC transparente (100% reciclable).


El proyecto es un llamado de atención al mundo para visibilizar la cantidad de desechos plásticos que se generan como resultado de la pandemia de coronavirus además de una muestra de acciones a tomar para combatir la contaminación plástica, ya que los estudios han demostrado que, si bien cada año se desechan 400 millones de toneladas del material, poco se recicla.